martes, 10 de diciembre de 2013

Promoción Navideña Solidaria en Libros Mablaz

Desde ya mismo, y hasta el 7 de enero de 2014, la editorial Libros Mablaz ha decidido donar 1€ de cada libro que venda a Stop Desahucios Granada y Fundación Dravet.
Podéis consultar su catálogo, y realizar la compra si veis algún libro que os guste, en También encontraréis todos sus libros en Amazon España.

Y, además, durante unos días...
(Esta oferta es válida para la compra en, o contactando directamente conmigo en

jueves, 21 de noviembre de 2013

Ten Minutes - Short Story

(Para leer el relato en castellano, pulsar AQUÍ)

Death used to come unexpectedly, but not anymore. Not for those who were looking at the sky, watching the gigantic rock that was heading inexorably against the planet.
What would you do if the world is about to end? Think fast. In just ten minutes, it will happen.
Surely you can imagine thousands of people running aimlessly through the streets. That they raid shops, perhaps, or that they steal luxury cars. I think that would be better than the terrible reality.
I look to my left. Next to me, looking up, I can see a couple with two children. One of them so young that does not realize what is about to happen. "That's lucky," I think for a moment, but I dismiss that thought almost instantly.
To my right, on the other hand, I see a large group of people who do not seem to have any relationship between them. They are absorbed by the sight and all of them are unable to give comfort, nor receiving it.
Five minutes left.
A heat burst surrounds us for a few seconds. I think it's the end, but not yet. The same way that come, easy go. I listen to my left the crying of one of the kids, and I don’t want to know which one.
I take again my cell phone and I intend to make a call, the last call. Of course, it is impossible, the lines are jammed. Without put it back in my jacket, I turn towards a voice to my right. Among the group of strangers, there's a girl (not more than twenty years) that seems to be praying in a language I do not know. I am tempted to get closer, and try to make her feel better.
But I do not do.
Two minutes, or maybe only one left.
I dropped the mobile to the ground while I can feel my limbs lose strength. The heat comes back, stronger, and now to stay. The child is no longer crying, the girl has stopped praying. I can only hear ... silence.
I do not want to look. I do not want to! But I do, eventually.
It is horrendous. The skin comes off of them (and me) as moist paper. Still, it seems they do not suffer.
Until the screams begin.
Am I screaming too? I do not know, I just want that everything ends. I no longer feel the heat, or the pain, and screams are moving further away from me.
What would you do if the world was about to end?
Wait, mourn, pray, scream...
And lastly, rest.

(If you liked this story, you can read many more HERE)

Diez minutos - Relato

(To read the english version, click HERE)

La muerte solía llegar de forma imprevista; ya no. No para los que observábamos el cielo, viendo cómo aquella gigantesca roca se abalanzaba contra el planeta.
¿Qué harías si el mundo fuese a acabar? Piénsalo rápido. En diez minutos habrá sucedido.
Seguro que imaginar a miles de personas corriendo sin rumbo por las calles. Asaltando comercios, tal vez, o robando coches de lujo. Creo que eso sería mejor que la terrible realidad.
Miro a mi izquierda: junto a mí, mirando hacia arriba, se encuentra una pareja con sus dos hijos. Uno de ellos tan pequeño que no se percata de lo que está a punto de suceder. «Eso es suerte», pienso por un momento, aunque desecho ese pensamiento casi al instante.
A mi derecha, por otra parte, se ve a un nutrido grupo de personas, que no parecen tener ninguna relación entre ellos. Todos absortos ante el espectáculo. Todos incapaces de dar consuelo, o de recibirlo.
Cinco minutos.
Una ráfaga de calor nos envuelve durante unos segundos. Pienso que es el fin, pero aún no; como viene, se va. Escucho, a mi izquierda, el llanto de uno de los pequeños. No quiero saber cuál.
Cojo de nuevo el móvil e intento realizar una llamada, la última llamada. Por supuesto, resulta imposible; las líneas siguen colapsadas. Sin guardarlo, me giro en dirección a una voz, a mi derecha. Entre el grupo de desconocidos hay una chica, de no más de veinte años, que parece estar rezando en un idioma que desconozco. Siento la tentación de acercarme, de intentar que se sienta mejor.
No lo hago.
Dos minutos. O puede que uno.
Dejo caer el móvil al suelo, mientras noto cómo mis extremidades pierden fuerza. Regresa el calor, más fuerte y para quedarse. El niño ha dejado de llorar, la chica ha dejado de rezar. Sólo se escucha… el silencio.
No quiero mirar. ¡No quiero! Pero lo hago.
Es horrendo. La piel se desprende de ellos (de mí), como papel húmedo. Aun así, no parece que sufran.
Hasta que comienzan los gritos.
¿Estoy gritando también yo? No lo sé; tan solo quiero que todo acabe. Ya no siento calor, ni dolor, y los gritos se alejan cada vez más.
¿Qué harías si el mundo fuese a acabar?
Esperar, llorar, rezar, gritar…
Y, finalmente, descansar.

(Si te ha gustado esta historia, puedes encontrarla, junto con varios relatos más, en El hombre eterno y otros once relatos, disponible a través de Amazon tanto en papel como en digital a un precio increíble. Descarga el fragmento gratis para comenzar a leer la historia de Guido, en el relato finalista del certamen TerBi de 2012 El hombre eterno. También lo tenéis disponible en Smashwords, solamente en digital y bajo el nombre Doce relatos de angustia y muerte, pinchando en este enlace.)

martes, 12 de noviembre de 2013

Short story - Fear and death

(To read this story in spanish, click HERE / Para leer este relato en español, pulsa AQUÍ)

Maybe everything happened suddenly, without any warnings. Or maybe it lasted weeks, even months. To say the truth, I haven’t a clue.  

For the past two weeks, I was inside my own house; most of it due to a traumatism caused while I was playing soccer. A small accident, but almost ten days of relax. I had got enough food, so it was neither necessary for me to ask a neighbor for help, nor contact my family.

I didn’t watch TV or put on the radio. I chose to read, to relax, and continue writing a small novel (started several years before). My almost absolute solitude doesn’t let me know about the origin of this evil, more lethal and contagious than the Black Death. 

I remember to listen hearing in the news a small part of it. I didn’t give it much attention, though. Who would?

I can hear them, hitting and scratching the entrance door with an inhuman –because there isn't any humanity left inside those creatures– craving. They cry, they moan… They are anxious to make with my body a formless tangle of flesh, blood and bones. And I wish they would make it, so the terror could finally end.

For an instant I think I can hear a brief sound from the phone, as if at any moment someone would call. Alas, that’s impossible; both the phone and the electrical lines have been down for two days.

A coward; that’s what I am. If not, I would have cut my veins using a knife, or I hung myself from a rope. Even so, I’m sure that if I had a gun, my brains would be decorating the walls.

The door starts cracking, unable to withstand the battering of the abominations. I want everything to stop.

I enter into the bathroom and lock the door. Not a great barrier, I realize that. I look around searching for something useful. A tool that can be used for escape… one way or another…

There’s nothing.

They cross the entrance searching for me, smelling the air like hounds. In no time, they are located on the other side of my barrier. I’m sure that it’s only a matter of time.

The door is bursting.

When I can finally see them, the truth becomes clear in my mind. Two weeks ago I came home, yes… And two weeks ago, I died. Alas, as many others, I came back to life –or to something similar– and I tried to go back to my normal life. Then I read books that I wasn’t able to understand, I wrote drawings instead of words, and I cried without tears for my lost humanity.

The hunger, the despair, the loneliness… I don’t know which of those made me forget everything. The reality –my perception of it– altered enough to see men as monsters, and to see monsters, to see me, as men. 

I think I can recognize the man leading the gang: Thomas Yeats, from the fourth floor. He carries a blood-covered axe, and swings it over my head. The end, finally, is near.

'Gaaaaah… 'I say in a futile effort to thank him for his imminent action.

The axe falls. My skull breaks in two parts, and I’m dead –dead, forever– even before I touch the ground. 

The fear is gone.

(Thanks to Daniela Huguet Taylor, David Prieto and Germán Sánchez for their help.)
(Mis agradecimientos a Daniela Huguet Taylor, David Prieto y Germán Sánchez por su ayuda.)

lunes, 11 de noviembre de 2013

Relato - El miedo y la muerte

(To read this story in english, click HERE / Para leer este relato en inglés, pulsa AQUÍ)

Puede ser que todo ocurriera de golpe, sin avisar. Quizá fuera un proceso de semanas, o incluso de meses. La verdad es que yo, al menos, no lo sé. 

Llevaba casi dos semanas recluido en casa, la mayor parte de ellas por culpa de un esguince que me hice mientras jugaba un partido de fútbol; un pequeño tropiezo que me supuso diez días de descanso, lo admito. Disponía de suficiente comida como para no tener que pedirle a ningún vecino que me trajese algo, y tampoco contacté con mi escasa familia en pos de que no se preocuparan por mí. 

Apenas encendí la televisión en ese tiempo, ni tampoco la radio. Preferí leer, descansar y seguir escribiendo una pequeña novela que había comenzado varios años antes. Mi casi total aislamiento no me permite discernir el origen de aquel mal que se iba extendiendo con mayor rapidez que la mítica peste negra. 

Recuerdo haber escuchado el fragmento de una noticia que ya hablaba de eso. No presté mucha atención, claro. ¿Quién lo hubiese hecho? 

Oigo cómo golpean y arañan la puerta de entrada con un ansia inhumana –pues nada humano existe en las criaturas que se encuentran al otro lado–, gritando, gimiendo…, deseando convertir mi cuerpo en un amasijo de carne, sangre y huesos. Casi quisiera que lograran atravesarla y me alcanzasen.  Así la angustia acabaría. 

Por un instante, el teléfono parece emitir un breve sonido, como si en cualquier momento alguien fuese a llamar. Pero no sucedería; las líneas telefónicas y eléctricas hace dos días que no funcionan. 

Soy un cobarde, lo admito. De no serlo, ya me habría cortado las venas con un cuchillo de cocina, o me encontraría colgando de una soga en el salón. Aunque estoy convencido de que, si tuviese alguna pistola, me habría volado ya la tapa de los sesos. 

La puerta cruje, aparentemente incapaz de soportar durante mucho más tiempo el envite de las abominaciones. Quiero que todo acabe. 

Entro en el baño y pongo el pestillo. No es que sea una formidable barrera, de eso me doy cuenta. Miro a mi alrededor, buscando algo que me sirva para huir… de una forma o de otra. 

Y no hay nada. 

Cruzan la entrada, buscándome. Olisquean el aire, como perros de presa, y no tardan en llegar ante la débil barrera tras la que estoy. Sé que me quedan segundos. 

La puerta estalla. 

Cuando los veo, todo llega a mi mente de golpe. Hace dos semanas desde que me encerré en casa, sí… Y hace dos semanas desde que morí. Luego, como tantos otros, regresé a la vida –o a algo muy similar– e intenté retomar mi rutina. Ojeé libros que no podía leer, escribí garabatos en lugar de palabras, y lloré sin lágrimas por mi humanidad perdida. 

Si fue el hambre, la desesperación o la soledad lo que me hizo olvidar todo, eso no sabría decirlo. La realidad –mi percepción de la realidad– se alteró tanto que veía a los hombres como monstruos, y a los monstruos, a mí, como hombres. 

Me parece reconocer al individuo que encabeza la comitiva: Thomas Yeats, del cuarto.  Lleva un hacha cubierta de sangre, que levanta sobre mi cabeza. Todo va a terminar, por fin. 

–Gaaaaah… –digo, en un inútil intento de agradecer su inminente acción. 

El hacha cae. Mi cráneo se parte en dos, y yo estoy muerto –definitivamente muerto– antes de tocar el suelo. 

Ya no tengo miedo.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Reseña - Proyecto AC7

ac7Un futuro distópico es el marco de esta aventura futurista que nos muestra el escritor madrileño Igor Hernández en las páginas de Proyecto AC7.

El libro nos presenta un mundo que vive en una aparente paz. Sin embargo, bajo una capa de mentiras y ocultación, los lectores irán descubriendo que nada es lo que aparenta. Tráfico de armas, secuestros, grupos terroristas (¿o libertadores?) e incluso misticismo son los elementos con los que Igor nos hace navegar por la narración.

Cabe destacar el final. Aunque no voy a contar nada del mismo, sí os adelanto que se trata de una apuesta muy arriesgada por parte del autor. Un giro que no dejará a nadie indiferente.

igorhSería un desperdicio que un mundo socialmente tan complejo no se desarrollara más allá de esta historia y, por suerte, no hace mucho ha salido una nueva novela, División Escorpio, cuya trama se desarrolla en este mismo futuro (aunque algunos años antes, si no me equivoco). De esta última no puedo aún opinar, pues no la he leído, pero ya caerá.

Podéis ver más cosas acerca de este escritor en su blog, Y, claro, pinchando en las imágenes accederéis a la página de Amazon de Proyecto AC7.

jueves, 24 de octubre de 2013

Reseña - Orilla intranquila

VBEl exitoso escritor Víctor Blázquez (creador de El Cuarto Jinete y de su secuela, además de estar presente en diversas antologías) presentó hace unos días su última novela, Orilla intranquila. En esta ocasión, el autor deja aparcados los zombies para narrarnos una historia con el trasfondo de una invasión espacial.

Poco contaré sobre ella, pues el propio autor no es proclive a hablarnos en profundidad de la narración, para no “chafarnos” la lectura. Y no voy a hacerlo yo, claro. Veamos cómo soy capaz de reseñar este libro sin irme de la lengua…

orillaInEn primer lugar, y al igual que ya lo hizo en El Cuarto Jinete, Blázquez crea un narrador que se dirige directamente al lector. Eso sí, al contrario que en esa novela, tanto el narrador como el propio lector forman parte más o menos activamente del relato. Una historia de miedo y de superación, de huidas y de enfrentamientos, de verdades y de mentiras; las reacciones e interrelaciones en un mundo en guerra.

Llama desde el principio la atención el orden inverso de numeración en los capítulos, pues la novela comienza por el treinta, y va decreciendo. Una cuenta atrás hacia el presente, que da un toque de tensión añadida a la narración.

La diferencia de tamaño entre sus obras anteriores y ésta (que, sin ser pequeña, es sin duda la hermana menor) no hace que su lectura sea menos entretenida. Tiene la longitud que debe tener. Por lo demás, si ya habéis leído a este autor, y os gusta cómo cuenta las cosas, Orilla intranquila no os defraudará.

martes, 22 de octubre de 2013

Reseña - La noche del cetrero

Javier Fernández Jiménez nos adentra en el fantástico mundo de Gelth en La noche del cetrero.

La guerra se aproxima y Roland, un aprendiz de cetrero de escasa valentía, se acabará convirtiendo en la pieza clave que inclinará la balanza en la que se encuentran los humanos, los seres mágicos del Bosque, las invasoras hordas de los Drauks y los misteriosos y aterradores levantados.

Una depurada escritura sirve de base para narrar esta historia de hombres y de dioses, de malvados clérigos y de bellas sacerdotisas. ¿La inminente catástrofe unirá a todas las razas de Gelth? ¿O, por el contrario, las hostilidades se harán aún más pronunciadas? Como debe ser en una novela de fantasía para adultos, los personajes cuentan con una profundidad notable, y las descripciones, sin ser tediosas, son lo bastante amplias como para meternos de lleno dentro del libro y permitirnos acompañar a Roland en su odisea.

Como nota personal, decir que (hace ya unos cuantos años) fueron precisamente  novelas de fantasía las que me hicieron comenzar a recorrer el camino de la literatura. Es un placer descubrir que siguen saliendo títulos de fantasía con la calidad de este, que recomiendo sin dudar a todo aquel aficionado a este género. ¡Qué demonios! ¡Os lo recomiendo a todos los que os guste leer un buen libro!

Podéis acceder al blog del autor AQUÍ.

Reseña - Las ventanas del mundo

las-ventanas-del-mundoLa crítica social es la base sobre la que se asienta la novela de María del Carmen Aranda, sin lugar a dudas. Una historia de ciencia ficción que nos presenta un mundo muy distinto, aunque también muy similar, al nuestro.

En el futuro que nos muestra, el mundo está dividido en dos razas, por así decirlo: los Toekom y los Temuranos. Unos han encontrado la unidad espiritual y viven en pequeñas comunidades; los otros, por el contrario, defienden las bondades de la tecnología y residen en grandes ciudades dotadas de los más modernos mecanismos. Dos formas muy diferentes de ver la vida que, aparentemente, coexisten en paz.

Maria del Carmen ArandaSin embargo, cuando el lector (a través de los ojos de una Toekom) comienza a descubrir los métodos con los que son gobernados los Temuranos, esta ilusión de paz empieza a derrumbarse y la verdad, poco a poco, se abre camino.

Un cuento, una fábula futurista, que nos intenta mostrar los fallos de nuestro mundo, nuestros fallos, dándonos así la oportunidad de cambiar y mejorar.

Pinchando en la imagen inferior (en las otras, como siempre, accederéis a la página de del libro), podréis leer acerca de la presentación que la escritora realizó hace unos días, y donde yo conseguí mi ejemplar firmado :-) (¡además, me nombran y todo!).

viernes, 18 de octubre de 2013

Reseña - Gran Soufflé

gran-souffleAdquirí este libro casi a ciegas, sin saber mucho cuál era su argumento. Admito que sí sabía una cosa, y era que tras un primer lanzamiento autoeditado, una editorial se había interesado por la autora, Lola Piera Lozano, y por su novela, y la publicó. Queráis que no, esto da cierta confianza.

En fin, el caso es que empecé con su lectura. La rápida aparición de esperpénticos (en el mejor sentido de la palabra) personajes ya te avisa de unas horas de lectura muy divertidas. Y así es.

La novela gira en torno a un famoso restaurante llamado L’Espatarrat y su dueño, Arturo Calviá. El día anterior a un gran evento, una serie de continuas catástrofes culmina con la muerte de un famoso crítico culinario. A partir de ese momento, los despropósitos se van sucediendo uno detrás de otro; drogas, perroflautas, cerdos, ventosidades, bongos y los más exóticos platos se dan cita en la elaboración de este Gran Soufflé.

lolapieraHe de decir que esta novela me enganchó desde que comencé con ella, y no pude evitar visualizar algunas escenas según ocurrían. Una comedia que, si la tratáramos cinematográficamente, estaría más cercana al cine francés que al americano. Personajes bien desarrollados, una trama que va aumentando la tensión argumental hasta el explosivo final, y una crítica a la vanidad de los grandes artistas.

Resumiendo, si queréis pasar un buen rato entre ollas y fogones, este es vuestro libro.

Como siempre, pinchando en cualquiera de las imágenes accederéis a la página de Amazon para poder adquirir el libro, tanto en papel como en formato digital.

lunes, 14 de octubre de 2013

Reseña - Madrid, 1605

Madrid, 1605
He de reconocer que el nada despreciable tamaño de este libro me ha llevado a tardar más de lo habitual en ponerme con él, a pesar de estar coescrito por Francisco Mendoza y Eloy M. Cebrián. Pero al final todo llega, y aquí está mi opinión.

Para quien no lo sepa, Madrid, 1605 narra la historia de Erasmo, coleccionista de libros y profesor jubilado, y de Pilar, una antigua alumna suya que será de vital importancia para resolver el misterio que Erasmo encontrará al enfrentarse con un auténtico tesoro literario: la crónica de Gonzalo de Córdoba, ayudante y amigo de (don) Miguel de Cervantes.

Los escritores nos llevan a caballo entre la realidad histórica y la ficción mientras, como el propio Erasmo, descubrimos las vicisitudes vividas por el creador del ingenioso hidalgo manchego. Sin embargo, el hallazgo de la antigua crónica es tan solo el principio de las aventuras de nuestros dos protagonistas que, sin saberlo, se están metiendo en la boca del lobo. El Madrid actual se solapa con el de hace más de cuatro siglos, y las andanzas escritas con las vividas.

eloycebrian+franciscomendozaSus casi seiscientas páginas están más que justificadas, pues sus dos tramas principales necesitan espacio para desarrollarse correctamente (y lo hacen). La experiencia literaria de los dos autores no es baladí, como también veremos por la gran calidad literaria, a la que podemos añadir la excelente labor de investigación realizada, imprescindible en una obra tan ambiciosa como esta.

A pesar de que podéis acabar con los brazos destrozados de sujetar este mamotreto (definición que admito no hace justicia al cuidado acabado del libro), os recomiendo la versión impresa. De todas formas, también podréis encontrar la versión digital, si el médico os ha recomendado no levantar peso. De un modo u otro, si vuestro género es la novela histórica o el thriller, este libro no os defraudará.

martes, 8 de octubre de 2013

Reseña - Christy Alien


Iván Hernández es un autor muy presente en las redes sociales, e increíblemente prolífico. Aunque hace tiempo que me picó la curiosidad por saber cómo escribía, no fue hasta hace poco que me decidí por una de sus últimas creaciones, la serie de novelas cortas Christy Alien. Así que, dicho y hecho; me metí en Amazon y pillé el primer volumen, cuyo subtítulo es “¡Quiero un Rockford!”.

Resulta que esta joven es uno de los pocos humanos de Oasis, una ciudad terrestre habitada por alienígenas de todo tipo. Una chica que vive sumergida entre libros, donde puede encontrar una felicidad y unas aventuras que el mundo real no le da… Hasta que un extraño suceso cambia por completo su vida.

ihEn Christy Alien encontraremos romance, aventuras y sentido del humor. Unas novelas de lectura ágil, muy bien escritas, y que nos dejarán con ganas de más. Os lo aseguro. En este momento están disponibles la primera, cuyo nombre he puesto anteriormente, y la segunda, “PreÑación”. Es una pena que las novelas no sean más largas aunque, desde luego, valen mucho más de lo que cuestan. Una compra de la que no os arrepentiréis, si queréis pasar un rato ameno y entretenido.

Os pongo aquí el enlace en Amazon España de estas dos primeras novelas (cuando leáis la primera, querréis la segunda):

Christie Alien #1 - ¡Quiero un Rockford!
Christie Alien #2 – PreÑación

viernes, 20 de septiembre de 2013

Crear una novela (V)

Nos ponemos ya con Henry, que está a punto de levantarse. Este sería un buen momento para describirlo un poco más. Pero, ¿cómo hacerlo? Vamos a ver un ejemplo.

Aunque Henry llevaba un buen rato despierto, su cuerpo se negaba a sacarle de la cama. Era un hombre de escaso pelo, y hacía un par de años que había decidido dejarse bigote, justo después de la muerte de su esposa. Sufría de cojera en la pierna izquierda, tras un tiroteo con unos delincuentes, en la época en que trabajaba para la Policía Metropolitana de Londres. Se levantó, dispuesto a vestirse con rapidez y tomar uno de los deliciosos dulces que, cada mañana, le preparaba su casera, la señora Pratson.

Una breve descripción de Henry. ¿Correcta? Sí, aunque puede que tengamos una manera mejor de dar estos datos. ¿Lo intentamos?

Aunque Henry llevaba un buen rato despierto, su cuerpo se negaba a sacarle de la cama. Se llevó una mano a la cabeza y frotó su otrora frondosa cabellera primero, para después atusar pensativo el bigote que ya llevaba desde hacía un par de años. Sonrió pensando en la cara que pondría su esposa de haberle visto así; sin embargo, ya había fallecido cuando tomó la decisión de dejárselo crecer.

Al fin se levantó, notando un fuerte dolor en la pierna izquierda. Cojeaba desde que fue herido en aquel tiroteo, hacía varios años, cuando aún formaba parte de la Policía Metropolitana de Londres, y los días fríos y húmedos le hacían recordarlo con dolorosa claridad. No tardó en vestirse, mientras le parecía oler los deliciosos dulces de la señora Pratson, su casera. Cada mañana, junto al té, siempre se encontraban un par de aquellas delicias exquisitas que levantaban su habitualmente bajo ánimo.

Por supuesto, es principalmente cuestión de gustos el que usemos una forma u otra. Aun así, remitiéndome a una entrada anterior, “si no hay nada interesante que contar, no lo contéis”. Puede que el hecho de frotarse la cabeza no sea muy interesante, pero al menos hay una acción (y no solamente una descripción). En esta ocasión estamos comenzando con la historia, y elegir entre una u otra forma de narrar no supone un “corte” en los acontecimientos. Otra cosa distinta sería si nos halláramos en una parte donde están sucediendo eventos importantes, y el lector estuviese en tensión; es ahí donde verdaderamente importa que las descripciones sean las justas para no interrumpir el ritmo.

Max apuntó con su revólver a la cabeza de Henry. Era un hombre alto y esbelto, de piel tostada. Su mejilla izquierda estaba surcada por una cicatriz, vestigio de algún enfrentamiento vivido años atrás. El investigador levantó las manos, esperando que el otro no disparase sin antes preguntar.

Con independencia de la necesidad de describir o no a Max, este es uno de los peores momentos para hacerlo. Si alguno de estos datos fuera esencial de manera inmediata, sería más adecuado hacer la descripción antes de que el hombre apunte a nuestro amigo Henry. Y si ya conseguimos que haya alguna interacción, mejor.

Max era un hombre alto y esbelto, de piel tostada. Henry observó que su mejilla izquierda estaba surcada por una cicatriz, probable vestigio de algún enfrentamiento vivido años atrás. La atención del investigador se centró rápidamente en el revólver que le estaba apuntando a la cabeza. Levantó las manos, esperando que el otro no disparase sin antes preguntar.

Hemos hecho la misma descripción, pero separándola del momento de acción (y “haciendo” algo con la cicatriz: al menos, Henry la observa).

¡Eso es to… eso es to… eso es todo, amigos! (por hoy)

En la próxima entrega hablaremos sobre cómo definir a los personajes.

jueves, 5 de septiembre de 2013

Crear una novela (IV)

Separar una historia en capítulos de tamaño similar puede ser complicado si no hemos planificado todo muy bien. En realidad, no tenemos obligación alguna de que los capítulos sean del mismo tamaño, pero el lector lo agradecerá.

No, no existe un tamaño “estándar” de capítulo, aunque eso no quiere decir que podamos hacer lo que nos dé la gana: un capítulo debe iniciar y finalizar algo. Puede ser una trama, un día en la investigación, o cualquier cosa que se nos ocurra. Como pensamos que nuestro buen amigo Henry Steward no parará de meterse en problemas, una separación por días sería una estupenda opción para que el ritmo de la historia no decaiga.

Un pequeño “truco” para enganchar al lector es dejar claro que, en el siguiente capítulo, le pasará algo a Henry, o que su investigación avanzará. Por ejemplo, podemos comentar que el investigador ha quedado con un testigo, o desvelar que unos delincuentes están planeando acabar con él. Que el lector piense que no va a ocurrir nada interesante es lo segundo peor que puede pasar (lo primero es que, en efecto, no ocurra nada).

Si el enfoque de la historia se centra en un único personaje, es complicado que suceda algo continuamente (hasta Jack Bauer tenía momentos de descanso). Esas pausas en la acción nos permiten, por otro lado, seguir dando información sobre Henry y sobre su entorno.

Estoy convencido de que Henry tendrá que comer e ir al baño todos los días. A pesar de ello, contarle al lector todas las veces que hace de vientre no tiene mucho sentido. Para poder dar “saltos” en la narración disponemos de un elemento dentro de los capítulos: las secciones.

Cada sección indica un cambio, bien de tiempo, de lugar, o de personaje. Es interesante saber cómo llega Henry en carruaje al lugar del crimen, pero casi siempre pasará de estar en un sitio a estar en otro distinto. Podemos indicar que ha llegado andando, en carruaje, o en trirreme; describir todos los desplazamientos no servirá más que para aburrir al lector, en la mayoría de casos. Recordad: si no hay nada interesante que contar, no lo contéis.

¿Cuál puede ser nuestra primera sección? Sería interesante una breve descripción de dónde nos encontramos, justo antes de centrarnos en Henry. Veamos cómo.

El sol comienza a hacer su aparición, semioculto por las nubes de aquella fría mañana otoñal de 1888. El bullicio del East End contrasta con la tranquilidad aparente en el centro de Londres, donde Henry Steward está a punto de ponerse en pie. El antiguo policía, ahora investigador privado, está a punto de enfrentarse con el caso más complicado de toda su carrera.

Eso, por supuesto, aún no lo sabe. Sus mayores preocupaciones en este momento son, como le ocurre a la mayor parte de los habitantes de la ciudad, los crímenes que se están produciendo en Whitechapel. Según avance la semana, esos horribles asesinatos no ocuparán más que un recóndito espacio en su mente.

Saltándome una de las recomendaciones que hice, usamos el tiempo presente en esta corta sección (más bien una introducción al capítulo y a la novela), para luego pasar al pasado. A fin de cuentas, las reglas están para romperse… ;-)

Llegados a este punto, el lector ya sabe dónde y cuándo se desarrolla la historia, y conoce algún pequeño dato sobre nuestro protagonista. Para el siguiente “Crear una novela” continuaremos con la narración, comenzando por fin a seguir los pasos de Henry.

lunes, 2 de septiembre de 2013

Reseña - Inferno

infernoReconozco que me gusta Dan Brown, así que no podía dejar de leer la última novela que ha escrito con el célebre profesor Robert Langdon como protagonista. ¿Qué podemos encontrar en Inferno que no tengamos en El código Da Vinci?

Um… Yo diría que nada. Aunque eso tampoco es malo, ojo.

El profesor Langdon, una chica, un sicario, una organización en la sombra y una mente maestra. ¿Os suenan estos elementos? Brown reutiliza la formula que le catapultó al éxito, aunque eso tampoco quiere decir que estemos ante un “clon” de su novela más famosa (o del resto, ya puestos).

dan brownLo primero que se destaca en la novela es un recurso que no había usado hasta el momento: la narración comienza a medias, con un Robert Langdon desorientado, sin recuerdo de lo que ha ocurrido durante las últimas horas. Los acontecimientos se precipitarán con rapidez, haciendo que el profesor inicie (o continúe) una carrera para evitar una amenaza mayor a cualquier otra que haya enfrentado. Junto a él, el lector irá descubriendo poco a poco cómo llegó a involucrarse en estos eventos.

Como es habitual, el autor nos ilustra sobre diversos eventos históricos y acerca de detalles sobre obras de arte en varias ciudades europeas, sin dejar de meter al profesor en constantes huídas, enfrentamientos y descubrimientos. Todo, por supuesto, con el telón de fondo de La Divina Comedia de Dante.

En definitiva, una novela de constante acción, con los giros a los que Brown nos tiene acostumbrados, que no defraudará a los seguidores de este escritor de Best sellers.

lunes, 26 de agosto de 2013

Crear una novela (III)

Habíamos dejado la cosa bastante bien; tenemos nuestra historia preparada y vamos a comenzar a escribirla. Aunque tenemos aún un pequeño problema por delante… ¿Por dónde empezamos?

La respuesta más sencilla sería “por el principio”. Y, como lo más sencillo suele funcionar bien la mayoría de veces, eso vamos a hacer. Sí, podríamos iniciar la novela al estilo “J. J. Abrams”, narrando una escena que se desarrolla hacia el final y luego retroceder hasta alcanzar ese punto. O contar la historia del protagonista desde su más tierna infancia hasta la actualidad. Incluso podemos comenzar la narración en plena acción, e ir siempre hacia adelante. Todo eso está muy bien, pero solamente si hay un motivo para hacerlo. ¿Lo tenemos? ¿No? Pues vayamos a la primera opción.

Dependiendo de diversos factores, nuestra novela deberá contener una cantidad mayor o menor de información al inicio, para que el lector se ubique. Por ejemplo, hay que tener en cuenta la localización y la época (en este caso, la Inglaterra de finales del siglo XIX); también, nos guste o no, los lectores a quienes va enfocada la novela. ¿Será necesario dar mucha información, o ya tendrán conocimiento del entorno? Si creemos que el caso es este último, no tendremos más que indicar de una forma más o menos sutil dónde y cuándo está situada la historia. Luego, nos centraremos en el protagonista.

Dicen que menos es más, pero en este momento de la creación resultará más útil que nos sobren cosas a que nos falten. Ya llegará luego la revisión. Si no tenemos claro por dónde empezar a escribir, lo mejor es ver qué hábitos tiene nuestro protagonista. ¿Suele ir a un club social? ¿Almuerza en algún restaurante todos los días? ¿Duerme? Vale, esta última pregunta es un poco rara, pero a donde quiero llegar es a que si duerme, se levantará por las mañanas, y ese es un buen momento para ir describiéndolo, si no tenemos claras aún sus peculiaridades. Como digo, ya habrá tiempo de borrar lo que sobre.

Para concretar más lo que llevamos visto, vamos a suponer que tenemos lo siguiente: En el Londres de 1888, mientras los crímenes de Jack el Destripador llenan las portadas de los periódicos, un investigador privado de nombre Henry Steward es contratado para resolver un crimen que la policía, agobiada con los recientes sucesos, está ignorando. Hemos decidido escribir la novela en pasado, y usar la tercera persona. En concreto, un observador omnisciente en tercera persona (esto nos permitirá contar no sólo lo que se ve, sino lo que Henry piensa o siente, aunque nos impedirá ocultar información sobre él al lector). La narración comenzará a primera hora de la mañana del día en que le contratan, pudiendo así situar al lector y revelar algunos datos sobre el protagonista.

Esto va tomando forma, ¿eh? En la siguiente entrega hablaremos de la importancia de los capítulos y de las secciones.

Ya sabéis, si comentáis y/o compartís os estaré eternamente (bueno, igual tanto no) agradecido.

jueves, 22 de agosto de 2013

Crear una novela (II)

Ya estoy de nuevo por aquí, continuando con “Crear una novela”. Ahora que ya tenemos claras las ventajas e inconvenientes al usar un tiempo verbal o un tipo de narrador, hoy vamos a hablar sobre el trabajo que precede a la creación de la narración. Por supuesto, esta es una de las múltiples formas que hay de ponerse a escribir un libro, aunque os aseguro que es una manera válida.

Lo que no aseguro es que salga un buen libro, eso sí :-P

Vamos a plantearnos un caso: un día decidimos escribir una novela. Una especie de reto personal que nos hacemos. Así pues, dejamos un buen montón de papeles sobre la mesa, agarramos dos o tres bolígrafos –no se nos vaya a terminar la tinta justo cuando estemos más inspirados–, y comenzamos nuestra labor.

Pero, ¿cómo lo hacemos? Vale, lo habitual es tener algo en la mente que queramos plasmar en papel, antes de ponernos con todo esto. Supongamos que no, así que vamos al asunto. Sin lugar a dudas, si nos hemos planteado escribir una novela es porque nos gusta leer (o porque queremos ser ricos y famosos… qué ilusos…). ¿Cuál es nuestro género favorito? ¿Qué hemos leído más? ¿Fantasía, terror, novela negra? Pues a ello nos ponemos. Digamos que nuestro preferido es el género policíaco.

Como he dicho, nos hemos sentado con la mente en blanco, sin ninguna idea previa. Ya tenemos el género, así que vayamos rellenando espacios. ¿Se desarrollará en la actualidad? ¿En el futuro? ¿En alguna época concreta del pasado? Venga, vamos a ubicarla en la Inglaterra victoriana.

Ya vamos avanzando. Lo siguiente es saber quién o quienes intervendrán en la historia. Como nos hemos leído todos los libros de Sherlock Holmes, decidimos que un investigador privado sería la mejor opción. Ese será nuestro protagonista, claro, aunque aún nos queda crear un antagonista. ¿Imprescindible? No, no lo es; pero ya he dicho que nos gusta Sherlock Holmes ;-)

¿Qué? ¿Que aún no hemos decidido de qué va la historia? Bueno, nos queda tiempo. Por ahora, tenemos el género, el lugar, el momento y los protagonistas. No está nada mal, para haber empezado sin nada. Con todo esto, si nos vamos a una enciclopedia y buscamos acontecimientos en la Inglaterra del siglo XIX, seguro que encontramos un suceso del que nuestros personajes puedan formar parte. ¡Uy! ¡Ya tendríamos el argumento!

¿Qué nos queda ahora? Podemos crearnos un resumen más o menos detallado de lo que ocurrirá, una sinopsis por capítulos, o una ficha de los personajes. O, simplemente, ponernos a escribir, y a ver qué pasa. Si no habéis leído mi entrada “Escritores de brújula y escritores de mapa”, este es un buen momento para verla.
Terminamos por hoy. Si os ha gustado y os ha sabido a poco, comentad y compartid; prometo más entregas de la serie “Crear una novela”, llenas de consejos que pueden no servir de mucho (de algo sí), pero que seguro os entretendrán.

martes, 20 de agosto de 2013

Crear una novela (I)

Lo que vais a leer a continuación no son unas reglas universales de escritura. Voy a intentar detallar cómo escribo yo, y qué recomendaría a alguien que empieza, pero tomadlos como unos consejos subjetivos que podéis o no tener en cuenta en un momento dado.

Dicho esto, comenzaré por hablar de los tiempos verbales.

Independientemente de la voz del narrador, una historia puede contarse en pasado, en presente o, excepcionalmente, en futuro. Vamos a “pasar” de este último caso para centrarnos en los otros dos.

–John –dijo la mujer–, espero que estés listo.

–John –dice la mujer–, espero que estés listo.

Como observaréis nada más leer estas dos frases, un simple cambio en el tiempo verbal puede hacer que la percepción de la historia se altere muchísimo. Escribir en presente crea una inmediatez que sirve para introducir al lector de lleno en la acción. Sigamos alargando las narraciones.

Mientras John se terminaba de preparar, ella tomó el fusil y comprobó que estaba cargado. En ese mismo instante, el ruido de cristales rotos anunció la presencia de las siniestras criaturas.

Mientras John se termina de preparar, ella toma el fusil y comprueba que está cargado. En ese mismo instante, el ruido de cristales rotos anuncia la presencia de las siniestras criaturas.

No sé si con estos ejemplos veis con claridad la diferencia entre ambas formas de escribir. Mi preferida es la narración en pasado (yo creo que es más sencilla de desarrollar), pero para gustos, los colores.

Algo que sí es muy importante es no liar al lector cambiando el tiempo verbal cada dos por tres. De hecho, no os recomiendo cambios de tiempo durante una narración (ni cambios en el tipo de narrador, aunque ahora hablaré de eso).

En cuanto a los tipos de narrador, los hay para todos los gustos. Los más habituales son el narrador en tercera persona y el narrador en primera persona. Hay varios sub-tipos, pero no voy a entrar en este nivel de detalle ahora; prefiero centrarme en las ventajas e inconvenientes de cada uno de estos, en general.

John escuchó las pisadas aceleradas, acercándose hacia ellos. Giró la cabeza en busca de una salida que no pudo encontrar; no tenían más remedio que hacerles frente.

Escuché las pisadas aceleradas, acercándose hacia nosotros. Giré la cabeza en busca de una salida que no pude encontrar; no teníamos más remedio que hacerles frente.

No me digáis que esta segunda frase no asusta más que la primera… En realidad, si John es un personaje con el que ya tenemos afinidad, sufriremos igual con él de una manera o de otra. Además, la narración en primera persona plantea un problema importante: cómo cambiar el protagonista. Desde luego, al igual que con la tercera persona, podemos ir viendo el “percal” desde los ojos de John, o de la mujer, o del vecino. Peeeeero para ello, si no queremos que el lector acabe loco, debemos dejar muy claro cuándo lo hacemos. Incluso así, la fuerza de usar la primera persona se diluye cuando el protagonismo de la historia lo tienen varios personajes.

Personalmente, os recomiendo usar la primera persona cuando haya solamente un protagonista, o a lo sumo dos. Y, de ninguna manera, vayáis intercalando la narración en primera persona con la narración en tercera.

Ahora viene cuando os cuento que en mi última novela hay narrador en primera y narrador en tercera… :-P ¿Por qué? Lo cierto es que comencé a escribirla con la idea de narrar el primer capítulo en primera, y el resto (la historia del protagonista, un preso condenado a la silla eléctrica) en tercera. Cuando me puse con el capítulo dos, me resultó imposible cambiar a tercera, y toda la novela está escrita en primera, a excepción del último capítulo (el protagonista ha muerto, y la escena transcurre un par de años después). Curiosamente, el capítulo dos narra hechos acaecidos antes del nacimiento del protagonista y, aun así, la primera persona creo que era la forma adecuada de narrar.

Consejo: ante la duda, usad la tercera persona. Siempre habrá tiempo para cambiarlo durante la revisión.

Esto es todo por hoy. Si pensáis que puede resultar útil, comentad y compartid.

En próximas entregas (si es que esto tiene éxito): crear una estructura previa y el uso de adjetivos y adverbios.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Microrrelato: un paseo por el bosque

Los últimos rayos de sol comienzan a desaparecer, haciendo que aquel paisaje, antes idílico, pasa a convertirse en el preludio de una pesadilla. Puedo escuchar —al menos, eso me parece— su respiración cada vez más cerca, mezclándose con los sonidos del bosque.

«Ya he pasado por aquí», pienso, mirando el grueso tronco de un árbol, cubierto con manchas que se me antojan de sangre. Éramos seis personas cuando llegamos por la mañana. Ahora, no quedamos más que dos.

Me detengo, intentando discernir el origen de la, cada vez más fuerte, respiración. Cuando creo haberlo logrado, echo de nuevo a correr.

Una rama cruje a mi derecha. Está ahí, lo sé; casi puedo sentir los latidos de su corazón a mi lado, como unos tambores que anunciaran el final de aquella… cacería, por llamarla de alguna forma.

Sus ojos, que parecen brillar en la oscuridad, me observan entre el follaje. Tiene algo en la mano —en aquella larga y ensangrentada mano—, que dirige hacia mí. Todo está a punto de acabar.

Desenvaino el machete con el que he matado a los otros, y me relamo involuntariamente la boca mientras contemplo su tembloroso cuerpo. Esta vez no lo haré rápido; voy a disfrutar cortando y cercenando partes de aquel infeliz.

martes, 6 de agosto de 2013

Escritores de brújula y escritores de mapa

Antes de ponerse a escribir una novela, un escritor puede dejar definida la historia, los personajes, y cada uno de los giros argumentales que contendrá la narración. A esto se le llama ser un escritor de mapa.

Por otra parte, puede ser que la novela empiece con una idea poco clara, o tan solo con unos personajes y una situación concreta, ignorando hacia dónde irán los acontecimientos. Así escriben los escritores de brújula.

¿Cuál de estos dos métodos genera una novela mejor? Me temo que no puedo dar una respuesta, principalmente porque depende mucho de los gustos de cada lector; pero sí que voy a intentar describir –desde mi punto de vista–  los pros y los contras de cada una de estas formas de narrar. Y, antes de nada, decir que yo he usado ambos métodos (aunque reconozco tirar más hacia la brújula).

Un escritor de mapa…
-Mantendrá una mayor coherencia durante la creación de la historia.
-Puede saltar de un capítulo a otro sin problema.
-En general, no sufrirá la famosa “página en blanco”.
-Tiene la capacidad de elaborar una trama con muchos personajes.
-Necesita bastante tiempo antes de comenzar la novela.
-La trama será más rígida.

Un escritor de brújula…
-Puede cambiar la trama cuando quiera.
-No necesita de un tiempo previo para comenzar a escribir.
-Necesita dedicar bastante tiempo, tras finalizar el borrador, a encontrar problemas de coherencia.
-Tendrá una forma más “lineal” de escribir, yendo del principio al final.

Antes de que nadie se me tire al cuello, decir que esta es la forma en que yo lo veo; está claro que no es siempre así, ni es así para todo el mundo, ni nada de nada. De hecho, uno de los motivos por los que he creado esta entrada es para saber vuestra opinión. ¿Qué ventajas y qué inconvenientes veis vosotros a cada estilo de escribir? ¿Creéis que es mejor una manera que otra?

miércoles, 31 de julio de 2013

¿Es mala la piratería?

Lo que, a priori, parece tener una respuesta sencilla, puede convertirse en una de las preguntas más complejas de la red. En ambos extremos hay defensores acérrimos, así que intentaré dar mi opinión (repito: MI opinión) sobre lo que he leído, escuchado o visto en torno a este asunto. Se escucha mucho por ahí que la piratería es una forma de publicitar una obra. Según dicen, si un libro de alguien te gusta, el siguiente que saque lo comprarás. Y digo yo: si el primero me ha gustado, y aun así no me lo compro, ¿por qué iba a comprarme el segundo? Todo esto, suponiendo que haya un segundo libro, que tampoco tiene por qué ser así, claro.

Últimamente he leído una equiparación que me ha resultado curiosa. Era entre la piratería y dejar descargar gratis tus obras. ¿La diferencia entre ambas cosas? Mejor que explicarla, pongo otro ejemplo: Un día, vamos a casa de un colega. Forzamos la cerradura, nos bebemos sus cervezas y nos llevamos un par de DVDs (que devolveremos cuando los veamos, por supuesto). Si ese colega hubiera estado en casa, nos habría abierto la puerta, nos daría toda la cerveza que quisiéramos y nos prestaría esas películas... pero no es lo mismo, ¿no creéis? Más claro, agua.

También, por internet, la gente dice que no tiene dinero para comprar películas, música o libros. Me imagino entonces a alguien sin casa ni comida, viviendo debajo de puentes y descargando las películas que no podría ir a ver... Y entonces me doy cuenta de que para pagar internet sí que tiene, así que si tiene para un ordenador, para internet, para la electricidad y una casa donde estar descargando contenido, pues algo de dinero sí que tendrá. Otra cosa es que no quiera gastárselo en eso. No, como explicación/excusa es poco válida, creo yo. No sé qué opinaréis.

No puedo hablar con conocimiento de causa del mundo del cine o de la música, pero algo sí que sé sobre libros. Cada día, hay docenas de libros que pueden descargarse de forma gratuita en Amazon, por ejemplo, y con el consentimiento del autor (sí, ya sabéis; mejor que os abran la puerta a forzar la entrada). Por mucho que leáis, os aseguro que no es necesario buscar libros pirateados para hacerlo sin pagar un céntimo, y eso sin contar con páginas como Wattpad, con miles de textos gratis. Si os interesa especialmente un libro o un autor, haced el esfuerzo y gastad el dinero en él.

Porque es lo que tiene el trabajo: está muy bien que tu jefe, tus compañeros, o tus clientes digan lo bien que lo haces, pero si no te pagan a final de mes, como que sabe a poco...

Detractores de la piratería, defensores de la piratería... este es vuestro momento para opinar.

martes, 30 de julio de 2013

Una fantástica mini feria del libro y unas ofertas para este verano

Como algunos ya sabréis, el sábado pasado estuve en El Encinar del Alberche (Madrid), en una mini feria del libro organizada por Castillos en el Aire y Menudo Castillo, dos de los programas literarios de la emisora de la sierra oeste madrileña Radio 21.

IV Mini-Feria del Libro Castillos en el Aire Además de poder ver de nuevo a Javier Fernández, locutor de estos programas y además escritor (de libros tan buenos como Un ejército para Hans o La noche del cetrero), estuve acompañado de varios colegas más, como por ejemplo Julia Zapata (Luna de otoño, Alma perdida), Vicente Ponce (Kalafiram) o Cristina Caviedes (quien, junto a su faceta como escritora, une el ya consolidado proyecto de la Editorial Universo). También estuvo por ahí la librería El Buho, de Navas del Rey, y mucha más gente que no me pongo a nombrar para no hacer que esta crónica tienda al infinito.

En fin, tras un más o menos largo viaje (como información, decir que la línea 545 sale de Príncipe Pío y llega hasta El Encinar del Alberche), ahí me planté. ¿Con mis libros? ¡Por supuesto! Pero también con los libros de los escritores (y alguna editorial) que han apostado por mí como uno de sus distribuidores. Ya sabéis que lo normal en una feria es rebajar el precio de los libros, ¿no? Pues no es lo que yo hice. Se me ocurrió que una manera de hacer los libros más asequibles y, a la vez, fomentar la lectura, era hacer otro tipo de oferta. Así que todos los que se llevaron alguno de los libros expuestos, recibieron un ejemplar gratuito de Los crímenes del ajedrez. :-)

Según fue avanzando la tarde, se produjeron algunas entrevistas. Y no, no era Javier el entrevistador, sino unos cuantos niños (colaboradores asiduos del programa Menudo Castillo) que nos cogieron por banda y comenzaron a hacernos preguntas. Por supuesto, todo grabado; no podía ser de otra manera.

La tarde (noche) terminó con una animada tertulia antes de que cada mochuelo regresara a su olivo. En definitiva, un evento que mereció la pena. Libros, radio, buena compañía... ¿qué más se puede pedir?

Y no me despido sin recordaros no ya mis libros (que estaréis hartos de escucharme escribir sobre ellos) sino los de mis escritores, por así decirlo. De momento, a través de Amazon, podéis conseguir estos libros y, durante el mes de agosto, llevaros un ejemplar gratis de Los crímenes del ajedrez sólo con escribir un mensaje con el asunto "OFERTA LCDA" a tras realizar el pedido en Amazon (hacedlo inmediatamente después de realizarlo, para que no haya problemas), indicando vuestro nombre (el mismo que esté puesto como receptor del envío). Solamente para pedidos realizados entre el 1 y el 31 de agosto de 2013. Vuestra dirección de correo no quedará guardada en ninguna base de datos, ni se distribuirá a terceros, ni se usará para ninguna otra promoción salvo la indicada en esta página.

Esta oferta es exclusiva para el territorio Español, y únicamente para libros en papel.


-La primera corona (Alexander Copperwhite) - 9'95€

-Momentos maestros (Quierosaber) - 12'95€

-Currículum mortis (Luis Murillo) - 14'95€

-Poemario (primer concurso de poesía Libros Mablaz / Diversos autores) - 11€ (disponible a lo largo de esta semana)

-La amenaza (David J. Skinner) - 12'95€

Si solamente queréis Los crímenes del ajedrez, también podéis aprovechar para conseguir un "dos por uno", y por tan solo 6'95€ (oferta por tiempo limitado. Precio normal: 9'95€).